¿Qué calidad tiene el agua de Barcelona?

El agua que se distribuye en las casas de Barcelona y su área metropolitana se puede beber con total normalidad, ya que ofrece una garantía sanitaria total. La calidad es regulada por varios agentes y legislaciones que controlan más de 50 parámetros distintos del agua mediante miles de pruebas al año, de manera que no se deja nada al azar.

¿Bajo qué normativa se regula la calidad del agua de Barcelona?

El agua de consumo de todos los países de la Unión Europea se regula bajo la Directiva 93/83/CE, que toma como base las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España esta directiva se articula mediante el Real decreto 140/2003, que establece el control de 53 parámetros del agua para determinar su calidad microbiológica, fisicoquímica, organoléptica y radiológica.

¿Cómo se controla la calidad del agua que consumimos?

Aigües de Barcelona realiza todos los controles que establece la legislación vigente, así como otros adicionales, en su laboratorio especializado, donde trabaja personal altamente cualificado y experto en biología, química orgánica e inorgánica, cromatografía, determinación de metales, etc. A lo largo del año se toman más de 100.000 muestras distintas.

Aigües de Barcelona fue la primera empresa de España y de las primeras del mundo en obtener la certificación ISO 22.000 de seguridad alimentaria para la producción y distribución de agua para el consumo humano.

Paralelamente, distintos organismos de la Generalitat de Catalunya realizan pruebas para vigilar que el agua es totalmente segura para el consumo. En estos exámenes del agua se analizan 53 parámetros, que suponen unos 140 compuestos y microorganismos, cada uno con unos parámetros máximos que no se pueden sobrepasar.

El papel del cloro en la desinfección del agua

Si has notado un leve sabor u olor a cloro en el agua que sale de tu grifo, no tienes por qué preocuparte, ya que no se trata de un problema para la salud. Normalmente esto sucede tras realizar algún cambio o ajuste en las plantas de tratamiento o en el sistema de distribución.

De hecho, la cloración del agua potable representa un avance muy importante para prevenir y erradicar enfermedades de varios tipos. Se trata del desinfectante de agua más empleado en el mundo (recomendado por la OMS), ya que ofrece una fiabilidad total a la hora de eliminar todos los microorganismos nocivos para la salud.

Las normativas que te hemos presentado anteriormente establecen que la concentración de cloro en el agua debe ser inferior a 1 mg por litro. En el agua de Barcelona este valor suele ser de 0,2 mg por litro.

Teniendo en cuenta que el cloro desaparece tras pasar un tiempo en el agua o por la temperatura, entre otros factores, a lo largo del recorrido hasta las casas se dosifican pequeñas cantidades de cloro si se detecta que el nivel es inferior al recomendado. A pesar de no significar ningún riesgo, si quieres mejorar su olor o gusto puedes ponerla en una jarra de cristal abierta y dejarla en reposo una media hora para que se evapore parte del cloro. Tras ello, te recomendamos que la pongas en la nevera.

Compartir:

Si todavía quieres saber más…

Descubre los datos más curiosos sobre el agua de Barcelona con el test que te plantean algunos miembros de nuestro equipo.

Filtrar por categorías